Tomar distancia, cambiar la perspectiva

Cuantas veces ponemos nuestro foco en el problema sin ver realmente el fondo, sin pensar realmente en el objetivo que perseguimos?

Nos sentimos paralizados, sin saber por dónde seguir, qué acciones tomar y quizás, es sólo cuestión de perspectiva.

Respirar, centrarse y mirar un poco más allá, tomar distancia y ver realmente dónde queremos ir.

Así nos salimos de la escena, proyectamos nuestra visión a largo plazo y ya, como en las fotos, empezamos a ver todo el paisaje.

Hasta ese momento solo veíamos el hierro de la verja…

Cuando algo nos preocupe, tomemos distancia, respiremos, observemos y una vez más escuchemosnos.

Porque todo, todo está dentro de nosotros, hasta la solución a nuestros problemas e inquietudes.

TALLER GRATUITO

"A un Click de ser Feliz"

últimas plazas disponibles